INICIO

Poesía y Matemáticas

 

  

ESCORIAL II

En vez de soñar, contar.

La fachada del oeste tiene

seiscientas doce ventanas.

Por la primavera van

en su cielo, hacia el domingo

una, dos, tres, cuatro, cinco

nubes blancas.

Yo te quiero a tí, y a tí y a tí.

A tres os quiero yo.

A las doce el tiempo da

doce campanadas.

Y ya no podrá escapárseme

en las volandas del sueño

la mañana. Haré la raya

para ir sumando seiscientas

doce, más cinco, más tres,

más doce.

¡Qué felicidad igual

a seiscientas treinta y dos!.

En abril, al mediodía

cuenta clara.

Pedro Salinas

    

   
 

 

José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com