INICIO

Poesía y Matemáticas

 

  

LA TANGENTE 

¿Y la tangente, señor Arcipreste?...

¿El radio de la esfera que se quiebra y se fuga?

¿La mula ciega de la noria, que un día, enloquecida, se liberta del estribillo rutinario?...

¿La correa cerrada de la honda, que se suelta de pronto para que salga la furia del guijarro?...

¿Esa línea de fuego tangencial que se escapa del círculo y luego se convierte en un disparo?

Porque el cielo... Señor Arcipreste, ¿sabe usted?,

No hay arriba ni abajo...

y la estrella del hombre

es la que ese disparo va buscando,

ese cohete místico o suicida, rebelde, escapado...

De la noria del Tiempo

como el dardo,

como el rayo,

como el salmo.

Dios hizo la bola y el reloj: la noria dando vueltas y vueltas sin cesar,

y el péndulo contándole las vueltas, monótono y exacto...

El juguete del niño, señor Arcipreste,

¡el maravilloso regalo!

Pero un día el niño se cansa del juguete y se le saca las tripas y el secreto

como a un caballito mecánico,

como a un caballito de serrín y de trapo.

Es cuando el niño inventa la tangente, Señor Arcipreste,

la puerta mística de los caballeros del milagro,

de los grandes aventureros de la luz,

de los divinos cruzados de la luz, de los poetas suicidas, de los enloquecidos y los santos

que se escapan en el viento en busca de Dios para decirle

que ya estamos cansados todos, terriblemente cansados

de la noria y del reloj,

del hipo violáceo del tirano,

de las barbas y las arrugas eternas,

de los inmóviles pecados,

de este empalagoso juguete del mundo,

de este monstruoso, sombrío y estúpido regalo,

de esta mecánica fatal, donde lo que ha sido es lo que será

y lo que ayer hicimos, lo que mañana hagamos.

León Felipe  

  

  

    

   
 

 

José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com