INICIO

Poesía y Matemáticas

 

 

 

Límite



Si pudiera correr hacia poniente
tan deprisa que el sol no se pusiera,
quizá, como a la luz, yo te tuviera
sobre mi, cegadora, omnipresente.

Esta muerte de sed ante la fuente,
esta estela de hielo tras tu hoguera,
se fundirían, plumas, alas , cera,
si pudiera volar hacia poniente.

Sé que me acercaría a cada paso
en camino infinito, sin tocarte.
Y sé que viviría un solo día.

Mas cien mil horizontes cruzaría
si tras ellos pudiera contemplarte
como asíntota eterna del ocaso.

 

 

                        Carlos Briones

 

   
 

 

José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com