INICIO

Matemáticas

y Naturaleza

Las cigarras y los números primos

   

 

 

 

"Algunos insectos como las cícadas (las langostas) poseen ciclos reproductivos en años que son números primos. La razón que arguyen los naturalistas es que de esa manera sus enemigos no pueden programar estos ciclos (época en la que se encuentran más indefensos) y así logran un mayor grado de supervivencia. Normalmente, los depredadores suelen aparecer cada dos, tres o cuatro años, o incluso son capaces de adaptar sus apariciones para que coincidan con los ciclos de sus presas. Si el ciclo reproductivo es número par, existen muchas probabilidades de que un depredador pueda acompasar sus fases con las de este animal y se les tire encima en uno de los períodos de apareamiento. Pero eligiendo números primos (éstos suelen ser de trece años o diecisiete, nunca de quince o dieciseis), es sumamente difícil que sus enemigos creen pautas periódicas para coincidir con tales períodos  de indefensión".

La sonrisa de Pitágoras

Lamberto García del Cid

Editorial Debate

 

"Las cigarras sí que saben cómo poner las cosas difíciles a sus enemigos, cronometrando las plagas en ciclos que duran un número primo de años. Esta es, al menos, la explicación que ha encontrado el etólogo británico Richard Dawkins, tras observar que las llegadas masivas de estos insectos se producen alternativamente cada 13 ó 17 años. Según él, un número no divisible por ningún otro permitiría a cualquier especie animal matar de hambre a sus depredadores. El matemático y profesor de la Universidad San Pablo-CEU, Anselmo Romero, afirma que esta hipótesis se basa en una prolongación de períodos que haría que las cigarras evitasen cruzarse con sus enemigos hasta cientos de años".

Iago Fernández

Diario Qué! 21-02-2008

  

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com