INICIO

Humor matemático

V. Narraciones

 

 

 

 

V.4. Un hombre afortunado.

Un hombre mayor, que tenía ya olvidadas sus matemáticas, quiso solicitar un empleo para jardinero del ayuntamiento de su localidad. La hoja del examen era similar a la siguiente:

Se puso el hombre a la tarea escribiendo: 9 x 1 = 9         9 x 2 = ... 

Aquí comenzó a rascarse la cabeza y no pudo escribir la respuesta. 

9 x 3 = ... Idem. 

9 x 4 = ... Idem.

 ................. 

9 x 8 = ... Idem. 

9 x 9 = ... Idem. 

Llegado este punto quiso contar las respuestas falladas, y así fue poniendo al lado de lo escrito, las respuestas falladas: 

9 x 1 = 9 

9 x 2 = 1 

9 x 3 = 2 

9 x 4 = 3 

9 x 5 = 4 

9 x 6 = 5 

9 x 7 = 6 

9 x 8 = 7 

9 x 9 = 8 

Tan desmoralizado quedó, que se dijo: «No puede ser, he debido de contar mal. Voy a repetir la cuenta». Y la comenzó por abajo esta vez. Con lo que escribió: 

9 x 1 = 9 

9 x 2 = 18 

9 x 3 = 27 

9 x 4 = 36 

 9 x 5 = 45 

9 x 6 = 54 

9 x 7 = 63 

9 x 8 = 72 

9 x 9 = 81 

Ya totalmente desilusionado, al ver que había contado bien los ocho fallos habidos, entregó su hoja de examen.

Ni que decir tiene que consiguió el empleo.

Comentario de su padre, al enterarse de lo ocurrido en el examen:

- "Si en la hoja del examen le ponen una segunda pregunta pidiéndole los cuatro puntos cardinales, también hubiera conseguido el empleo".

Un amigo:

- "¿Por qué lo sabes? ¿Acaso tenía enchufe?".

- " No, pero hubiera contestado NO SE".

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com