INICIO

Curiosidades

 

 

Gradianes

Observa tu calculadora científica: entre los modos posibles de presentar las medidas angulares están los grados (DEG), los radianes (RAD) y los gradianes (GRAD). Pero, ¿qué son los gradianes?

Hay que remontarse a finales del siglo XVIII. El Racionalismo inspira una corriente social imparable que desemboca en la Revolución Francesa. No sólo ruedan las cabezas del viejo sistema feudal, sino también se pretende rediseñar según la razón todos los aspectos de la vida cotidiana, entre ellos el calendario y el sistema de medidas. La Asamblea Nacional aprueba en 1790 la adopción de un sistema métrico decimal.

Esa revolución también llegó a los ángulos. Cito a Peter J. Bentley en El libro de las cifras (Paidos. 2008):

"El 1 de noviembre de 1795 (según nuestro calendario) salió una nueva ley, dictando que el tiempo y los ángulos fueran decimales. Habría pues, 10 horas en un día, 100 minutos en una hora y 100 segundos en un minuto. La nueva ley requería la fabricación de nuevos relojes y su uso inmediato. Los ángulos también eran diferentes. Habría 400 grados (también llamados gradianes) en un círculo y 100 gradianes en un ángulo recto. Así, la Tierra giraba 40 gradianes cada hora en lugar de los 360/24 = 15 grados del viejo sistema. No iba más deprisa, las horas eran más largas y los gradianes más pequeños que los grados.

Para la enorme tarea de calcular nuevos calendarios, horarios y tablas trigonométricas, se sugirió la ayuda de los fabricantes de pelucas. Muchos de ellos estaban sin trabajo pues sus principales clientes, los aristócratas, habían perdido sus cabezas en la revolución (y los que habían evitado la visita a la guillotina no querían anunciarlo con una peluca).

Al matemático francés Laplace le encantaba el nuevo sistema y se hizo fabricar un nuevo reloj con diez horas en la esfera. Escribió un libro de Matemáticas de cinco volúmenes que usaba las nuevas unidades de tiempo y ángulo. Pero su aceptación del nuevo sistema era inusual. la mayoría consideraba que era difícil de aceptar y el ajuste, horriblemente confuso. Pasaron diez años de días de 10 horas y horas de 100 minutos antes de que Napoleón Bonaparte rechazara el nuevo sistema para asegurarse el apoyo de la Iglesia. Finalmente, Laplace ayudó a Napoleón, sugiriendo que había fallos científicos en el nuevo calendario".

Según he conocido en la red, en la actualidad los gradianes tienen uso en Topografía.

 

 

 

José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com