La ciudad y las Matemáticas                       Introducción                                                         

 

– Sin embargo yo he construido en mi mente un modelo de ciudad del que se deducen todas las ciudades posibles –dijo Kublai–. Incluye todo lo que responde a la norma. Como las ciudades que existen se apartan en distinta medida de la norma, me basta con prever las excepciones a la norma y calcular las combinaciones más probables.

– Yo también he ideado un modelo de ciudad del que deduzco todas las demás –contestó Marco Polo–. Es una ciudad hecha sólo de excepciones, exclusiones, contradicciones, incongruencias, contrasentidos. Si una ciudad así es lo más improbable que hay, al reducir el número de los elementos anormales aumentan las posibilidades de que la ciudad exista realmente. Me bastará con ir quitando excepciones a mi modelo, en cualquier dirección, para hallarme ante una de las ciudades que, siempre de forma excepcional, existen. Pero mi operación no puede ir demasiado lejos, pues obtendría ciudades demasiado verosímiles para ser verdaderas.

Las ciudades invisibles - Italo Calvino

 

Celebramos este año la décima edición del Día escolar de las matemáticas. La iniciativa que empezó en 2000, coincidiendo con la celebración del Año Mundial de las Matemáticas, se ha ido consolidando paulatinamente. Cada año, el 12 de mayo, fecha del nacimiento de Pedro Puig Adam, pretendemos desbordar el ámbito de la clase y adentrarnos guiados por la matemática en otros ámbitos y simultáneamente traer al de las matemáticas temas de otras áreas de conocimiento. Este año el tema elegido ha sido la ciudad.

La ciudad es nuestro escenario vital. Una ciudad es un poliedro de vivencias y sentimientos que se aparece distinto según desde donde la miremos. Parque de nuestros juegos infantiles, interminable itinerario de nuestros paseos adolescentes, marco de nuestra actividad diaria, la ciudad es el primer entorno unitario que nos rodea, tras la casa y la calle y el barrio, que no son sino elementos menores de la misma ciudad.

Es nuestro universo primero y, como tal, una realidad compleja, compuesta de muchos elementos que se relacionan: la topología de las calles, la geometría de los edificios, las personas que interactúan, que se aman, que se soportan, que conviven, compartiendo el marco urbano. La ciudad es un ser vivo, que envejece, que se renueva, que brilla, que se hunde.

Las matemáticas nos ayudan a comprender realidades complejas, a analizarlas, a conocer sus problemas y a buscar maneras de acercarnos a las soluciones. Pensar matemáticamente la ciudad y sus problemas, dar paseos matemáticos por la ciudad para comprenderla y para amarla mejor, para vivirla mejor, esa es la propuesta de este año 2009.

La misma ciudad, para cada uno de sus ciudadanos, es distinta y a la vez todas las ciudades, por distintas que sean, son la misma ciudad.

Francisco Martín Casalderrey

Secretario General de la FESPM