Matemáticas en tu mundo

Matemáticas y Cine

 

 

¿TELÉFONO ROJO? VOLAMOS HACIA MOSCÚ

Ficha técnica.-

Título: ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb). Director: Stanley Kubrick. Guión: Stanley Kubrick, Terry Southern, Peter George (según la novela Red Alert de Peter George). Música: Laurie Johnson. Actores: Peter Sellers (encarna a 3 personajes), George C. Scott, Sterling Hayden, James Earl Jones, Keenan Wynn, Slim Pickens, Peter Bull, Tracy Reed, Jack Creley, Frank Berry, Glenn Beck, Shane rimmer, Paul Tamrin, Gordon Tanner, Robert O'Neil y Roy Stephens. Producción: Columbia-Hawk Films. Reino Unido. 1964.

Argumento.-

La acción transcurre durante la Guerra Fría (años 60 del s. XX) que enfrentaba a los bloques dirigidos por EE.UU. y la Unión Soviética en guerras locales, bajo la amenaza de una guerra nuclear global que podía aniquilar a la Humanidad. La paranoia de un general norteamericano pone en marcha un ataque nuclear a la URSS mediante el despegue de bombarderos con objetivo Moscú. Cuando el Presidente de EE.UU. tiene noticia, convoca una reunión de emergencia en el Pentágono y se comunica con su homólogo soviético, con el objetivo de frenar el desastre que se avecina.

Comentario.-

Una vez más, el genio de Stanley Kubrick logra una obra maestra al hacer incursión en un género que antes no había tratado, en este caso la comedia de ficción política. Con humor irónico y amargo, dibuja una sátira que pone en evidencia la locura belicista de los militares, la falta de control efectivo sobre ellos del poder político y la falta de conciencia social de algunos científicos, colaboradores necesarios para haber llegado a tal despropósito.

La sátira no andaba muy lejos de la realidad. Había declarado el General Thomas Power, Jefe del Comando Aéreo Estratégico (SAC), la fuerza de EE.UU. que hubiese comenzado el ataque nuclear contra los soviéticos en 1962 (Crisis de los misiles en Cuba): “Si al final de la guerra hay 2 americanos y 1 ruso, ganamos nosotros”

Escenas.-

Hay varios detalles con cariz matemático. Cuando el Presidente descubre que no está a su alcance detener el ataque, recibe la siguiente explicación del Jefe del Alto Estado Mayor, según la cual, el destino de la Humanidad depende de un problema de Combinatoria: 

- ... recibida la señal de ataque, las radios de combate de los aviones son conectadas con un servicio especial de clave que lleva el nombre de CRM114. A fin de evitar que el enemigo dé órdenes falsas y cree confusiones, el CRM114 no recibe señal alguna, a no ser que el mensaje vaya precedido por una clave de 3 letras fijada por el jefe de la base.

- ¿Pretende decirme, General, que no puede ordenar a los aviones que regresen a la base?

- Aunque le parezca mentira. Sin embargo, haremos todas las combinaciones posibles con 3 letras para intentar dar con la clave. Pero dado que hay 17.000 combinaciones, tardaremos dos días y medio en transmitirlas.

Ante la perspectiva prácticamente inevitable de la destrucción nuclear, cobra protagonismo la figura de un científico presente en la reunión que parece disfrutar con la situación. Se trata del Dr. Strangelove, genio de la carrera nuclear, anticomunista, con acento alemán y tics nazis. Parece clara la alusión a Werner Von Braun, artífice las bombas autopropulsadas V1 y V2 de los nazis que, al término de la II Guerra Mundial pasó a trabajar para EE.UU. siendo el "padre" de los primeros programas de la NASA. Pero también se ha visto en ese personaje una parodia de John Von Neumann, experto en la Teoría de Juegos, diseñador de explosivos y estrategias de bombardeo, así como asesor presidencial en el análisis de los escenarios y estrategias de la Guerra Fría.

Strangelove propone al presidente que una colonia humana sea resguardada en el fondo de una mina para preservar la especie. Y lo hace con un cálculo demencial, aceptado por el Presidente con conformidad anumérica

- ¿Cuánto tiempo habría que estar allí?

- Yo diría que (utiliza una regla de cálculo)... raíz cuadrada de pi elevada a menos cero... la cosa está clara. Posiblemente, cien años.

El sarcasmo con que Kubrick trata la situación queda bien resumido en la escena en que el Presidente intenta separara a dos agentes de espionaje, uno estadounidense y otro soviético, que se han enzarzado en una pelea. Les dice el Presidente:

- ¡Aquí no se pueden pelear! ¡Esta es la Sala de Guerra!

La novela Alerta Roja de Peter George que inspiró el guión terminaba con esta frase elocuente: "Si el sistema es seguro en el 99'99 % de los casos, con una suerte media y teniendo en cuenta que hay 365 días en un año, se producirá un accidente dentro de 30 años" (1). Bajo el paraguas de la racionalidad se pueden cometer graves desvaríos que nos comprometen a todos.

El aviador cabalgando la bomba

(1) Cita tomada de la web Epsilones

 

 

 

Escenas para la clase:

(contraseña: cinemates)

74. ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú

Tema: Combinatoria

 Nivel: 1º-2º-3º-4º ESO

enlace

 

propuesta didáctica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com