INICIO

Matemáticas y Cine

 

 

 LOS SIMULADORES

videos: versión Argentina     versión México

Ficha técnica.- Título: El joven simulador, episodio nº 5 de la 1ª temporada de la serie Los Simuladores. Director: varios. Actores: Antonio Garrido (Jota), César Vea (León), Federico D´elia (Santos) y Bruno Lastra (Medina). Producción: Sony, Notro Films y Cuatro. España  2006 - 2007. Duración: 50 minutos.

Argumento.- La serie es de origen argentino y ha tenido versiones en México y España, cuyos capítulos son clónicos, salvo algunos detalles y los acentos locales. Los Simuladores son un equipo de cuatro personas que lleva a cabo los encargos de sus clientes; encargos que no se pueden realizar dentro de la legalidad ni a través de los cauces corrientes. Para ello organizan un "operativo", que es un gran artificio conducente al fin que se busca. Se hacen pasar por policías, fingen situaciones para modificar decisiones, etc.

En el episodio El joven simulador, la mujer de Miguel sufre una enfermedad grave que puede empeorar más si recibe grandes disgustos. Matías, su hijo, que ha suspendido siete asignaturas en la última evaluación, va a perder el curso casi con total seguridad. Miguel se pone en contacto con Los Simuladores, que deben conseguir que Matías apruebe todas las asignaturas en el breve plazo de dos semanas.

Descartada desde un principio la solución de que el chico estudie, se traza un plan a partir de la información sobre cada uno de los siete profesores. De todos ellos, el "hueso más duro de roer" es, ¡cómo no!, el de Matemáticas. De él se dice:

- Es un psicótico del estudio. 47 años, soltero, sin hijos. Si les pareció complejo el examen de Química, prepárense para éste. No sólo no deja entrar ni salir a nadie del aula, sino que cierra la puerta con llave, corre las cortinas y hasta que no revisa a todos los alumnos, uno por uno, no los deja sentarse. No permite calculadoras, agendas electrónicas, teléfonos móviles, nada. Lo que menos soporta: que alguien desafíe su autoridad.

Y ciertamente, cuando este severo profesor entra en acción, es que da miedo. Miren si no, que semblante...

Cuando los alumnos han entrado en el aula, cierra la puerta con llave.

Pero tras los pupitres hay dos armarios. En uno de ellos se escondió y ha pasado la noche León, uno de Los Simuladores.

Matías se ha sentado estratégicamente al final del aula, delante del armario donde se oculta León.

Matías levanta la hoja del examen, que el desconfiado profesor ha firmado, para que León lo pueda enfocar con el zoom de su cámara, a través de un pequeño agujero taladrado exprofeso.

Eso va a permitir que también nosotros veamos cuáles son las preguntas del examen: ¡son límites!

Esa imagen es transmitida a una furgoneta del equipo de Los Simuladores, aparcada en la calle de al lado.

Allí, un colaborador matemático rápidamente resuelve el examen.

Entre tanto, León debe conseguir la hoja del examen con la firma del profesor, quien no deja de vigilar a Matías, apoyado precisamente en el armario-escondite.

Para distraer al profesor, Jota disfrazado de cristalero, provoca fuertes ruidos limpiando los cristales del aula desde el exterior. El profesor acude a la ventana sobresaltado.

Ese momento de distracción es aprovechado para que Matías entregue la hoja a León, a través  de la rendija bajo la puerta del armario.

León responde las preguntas del examen siguiendo las instrucciones que le son transmitidas desde la furgoneta.

Ya sólo falta que la hoja vuelva a Matías. Jota provoca de nuevo un gran estruendo desde el exterior, simulando que está apunto de caer de la escalera de mano. Nuevamente el profesor acude desconcertado y en ese momento de distracción, Matías recupera la hoja.

Finalmente, gracias a éste y otros artificios, Matías aprueba las siete asignaturas.

Comentarios.-

- ¡Vaya imagen patibularia y amargada se transmite del profesor de Matemáticas!

- Esas "dificilísimas preguntas" no son para tanto. Se resuelven aplicando métodos convencionales practicados en Bachillerato.

- ¡Cuánta sofisticación para copiar! Si Matías aplicase una pequeña parte de ese esfuerzo a preparar el examen, conseguiría aprobar por el método más clásico y directo: estudiar.

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com