INICIO

Matemáticas y Cine

 

 

Problemas escolares vs sentido común

 

En ocasiones, las Matemáticas escolares ofrecen por rutina, una y otra vez, problemas absurdos. Para mí lo son, por ejemplo, aquellos que sigo encontrando en los libros de texto en los que se pretende conocer la edad de una persona mediante el planteamiento y resolución de ecuaciones. ¿Quién lo consigue así en la práctica? ¿No es más lógico preguntársela al interesado o, si no es posible, buscar sus datos cronológicos?

En el interesantísimo blog Matemáticas de cine de Ángel Requena, que aporta muchas escenas nuevas en la red, hemos encontrado dos situaciones de ese estilo:

En ¿Qué verde era mi valle! (John Ford 1941) una familia está sumida en la resolución de un problema de llenado y vaciado de una bañera. Hasta que la voz práctica de la madre le hace una "enmienda a la totalidad":

 

El Florido Pensil (Memoria de la escuela nacionalcatólica) fue un libro de Andrés Sopeña Monsalve (Ed. Crítica 1994) que alcanzó gran éxito. En uno de sus capítulos, cuya lectura recomiendo (ver enlace), desgrana de forma hilarante los tópicos absurdos que aparecían en los problemas escolares de los años 40, 50 y 60. La película que adaptó al libro no tuvo igual acierto ni éxito. De aquel capítulo recoge "el problema de los huevos":

 

  

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

       

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com