INICIO

Matemáticas y Cine

 

  

       MATEMÁTICOS FRENTE AL PODER

En aquellas películas donde el protagonista es un genio de las Matemáticas, vemos varias veces que su talento es requerido por el poder político-militar de EE.UU. para colaborar en el descifrado de claves.

Las respuestas de esos matemáticos son dispares. En Una mente maravillosa (A Beautiful Mind. Ron Howard. 2001), el matemático John Forbes Nash es llamado al Pentágono, utilizado y amablemente despachado, sin  recibir las explicaciones que demanda.

 

En el episodio "Sacrificio" (número 11 de la 1ª temporada) de la serie Numbers, sabemos que Charlie Eppes colabora con la NSA (Agencia Nacional de Seguridad, en cuya web podemos hacer una visita virtual a su Museo de la Criptografía).

Al ser detenido, un investigador universitario culpable de asesinato, le interpela acerca de para qué fines es utilizado su trabajo. Ese encuentro sume a Charlie en profundas dudas.

 

El indomable Will Hunting (Gus Van Sant. 1997) no tiene esas dudas. Acude a una entrevista donde se le propone trabajar también para la NSA. Su respuesta resulta muy expresiva y clara.

 

Viene al caso la historia real de Alexander Grothendieck (Berlin, 1928) matemático de primera línea mundial, galardonado en 1966 con la Medalla Fields, que en 1970, al descubrir que sus trabajos estaban financiados por una fundación vinculada a la industria bélica, declaró su objeción de conciencia y abandonó la investigación en el Institut des Hautes Études Scientifiques.

El 27 de enero de 1972 en Ginebra se despedía de la comunidad científica diciendo: "... la gran mayoría de mis colegas no se plantean sus trabajos en términos de finalidad y ... entonces para qué sirve una Ciencia completamente alejada de lo que debería ser su objetivo, a saber, un servicio a la Humanidad".

 

 

 

 

 

 

   

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com