INICIO

Matemáticas y Cine

 

 

EL MUNDO ESTÁ LOCO, LOCO, LOCO

 

Ficha técnica.- Título: El mundo está loco, loco, loco (It´s a mad, mad, mad world). Director: Stanley Kramer. Actores: Spencer Tracy, Milton Berle, Sid Caesar, Edie Adams, Ethel Merman, Jonathan Winters, Mickey Rooney, Buddy Hackett, Phil Silvers, Dorothy Provine, Dick Shawn, Terry-Thomas, Jim Backus, William Demarest, Jimmy Durante, Peter Falk, Eddie 'Rochester' Anderson, Paul Ford y Barrie Chase. Guión: William Rose y Tania Rose. Música: Ernest Gold. Producción: Casey Productions. EE.UU. 1966. Distribución: United Artists.

 

 

Argumento.- Un delincuente huye por la carretera, conduciendo temerariamente. Sufre un accidente mortal y, antes de morir, delirando revela a quienes han ido a auxiliarle que escondió su botín en un parque de una ciudad. Los presentes dudan si será cierto lo que han oído, pero no se lo dicen a la policía y comienzan una alocada carrera en la que cada uno quiere llegar el primero al citado parque para hacerse con el dinero. La película es de larga duración (154 minutos), pero no por ello decae en ningún momento en su intensidad. Por distintos azares, nuevos individuos se van sumando al grupo inicial, todos movidos por la misma ambición. Es una película coral, llena de peripecias disparatadas y lances cómicos que dan ocasión de lucimiento a todos los actores de su amplio reparto.

 

Escena.- Tras el accidente, los ocupantes de los vehículos parados, debaten sobre cómo repartir el botín, en el caso de que exista y lo encuentren. Se formulan varias propuestas que conllevan rápidos cálculos mentales de fracciones a pié de carretera:

 

Hay que destacar la corrección de todos los cálculos enunciados. Recordamos a este respecto el chapucero reparto del botín que hacían los ladrones en Granujas de medio pelo (Woody Allen 2000).

Queda en evidencia que no siempre es fácil adoptar un criterio numérico equitativo, porque cada cual considera como equitativo aquello que más le conviene. Aunque otros lo buscan por caminos más burdos:

 

No es fácil repartir a gusto de todos. De hecho, se cita como un posible motivo que estimuló el desarrollo del Álgebra en la cultura árabe la dificultad de los repartos de herencias, siguiendo las normas del Corán, en una sociedad poligámica, donde había que repartir entre varias viudas y sus hijos, con diferentes jerarquías. Por ello, aparte de su gracia, encierra un valor casi histórico el célebre Problema del reparto de camellos.

 

  

Escenas para la clase:

19. Tema: Fracciones

 Nivel: 5º-6º Primaria

y 1º-2º ESO

enlace

(contraseña: cinemates)

propuesta didáctica

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com