Matemáticas en tu mundo

INICIO

Matemáticas en el Cine y en las series de T.V.

                                           un recurso para el aula                            por José Mª Sorando

Matemáticas y Cine

 

 

MONEYBALL: ROMPIENDO LAS REGLAS

 

Ficha técnica.-

Título: Moneyball. Dirección: Bennett Miller. Guión: Steven Zaillian y Aaron Sorkin, según el libro de Michael Lewis Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game. Actores: Brad Pitt, Jonah Hill, Phillip Seymour Hoffmann, Chris Pratt, Kerris Dorsey y otros. Producción: Columbia Pictures. EE.UU. 2011. Distribución: Sony Pictures.     

Moneyball está basada en hechos reales y tiene a la Estadística como elemento básico en el planteamiento de la situación. Ha recibido 6 nominaciones a los Premios Óscar 2012. Siendo una buena película, a mi juicio ha sido sobrevalorada.

Argumento.-

En los play-offs 2001 de las Grandes Ligas de Béisbol de Estados Unidos, los Athletics de Oakland (los “A´s”) son derrotados por los Yankees de Nueva York. Los A´s son un equipo modesto, con un presupuesto de 38 millones $, mientras que el de los Yankees es de 114 millones. Al día siguiente, la derrota tiene su continuidad también en los despachos, con el fichaje por los Yankees de los tres mejores jugadores de los A´s. Billy Beane, el manager de los de Oakland, se rebela contra esa desigualdad económica que contamina la competición deportiva. Dice: “Quiero que ganemos, porque eso cambiará el juego”.

Años antes, Beane fue un jugador prometedor, luego frustrado, que a los 18 dejó una beca de estudios en la Universidad de Stanford por una oferta de fichaje como profesional con los Mets de Nueva York. Hacia el final de la película dirá: “Una vez tomé una decisión por dinero y juré que no volvería a hacerlo nunca”.

Billy conoce a Peter Brand, un economista recién graduado en Yale, que ha desarrollado un minucioso método para el análisis de jugadores. Los clásicos ojeadores recomiendan los fichajes en función del estilo o calidad personal, pero también del palmarés y de la imagen. Brand obvia esos aspectos personales y subjetivos y, en su lugar, cuantifica la aportación de cada jugador a su equipo, elaborando un número índice que tiene en cuenta todas sus estadísticas de pasadas temporadas. Propone “no comprar jugadores, sino victorias”. Para él, cada jugador vale “no su precio en el mercado, sino su aportación al juego”. Y apostilla: “Se valoran apariencias y prejuicios. Las matemáticas están por encima de todo eso”. 

 

Beane aplica los criterios de Brand, para escándalo de los entendidos en béisbol y del propio entrenador, y elabora una plantilla repleta de jugadores infravalorados según el índice de Brand, que han sido descartados por otros equipos. Como él dice, “un corral de patitos feos”.

Tras un mal comienzo, en la temporada 2002 los A´s encadenan una racha de 20 victorias consecutivas, batiendo el récord histórico. El stablishment del béisbol, que ve en peligro su status, suspira aliviado cuando nuevamente los A´s caen en los play-offs. Billy Beane insiste en el método con los A´s, rechazando una oferta astronómica de los Red Shots de Boston, y dos años más tarde consigue el título. El camino ha quedado abierto y desde entonces es ya seguido por muchos equipos.

 

 

Comentario.-

Entre los elogios recibidos por esta película los ha habido de quienes se siguen sorprendiendo de que exista alguna conexión entre cine y matemáticas: “Moneyball tiene el mérito de ser una película sobre lo menos cinematográfico, sobre estadísticas” (Cadena Ser 04-02-12). Quien así se expresa no aprecia el fondo épico de la historia: el intento de vencer al dinero aplicando la inteligencia. Dice Beane a los jugadores: “Somos contadores de cartas en una mesa de blackjack y vamos a asaltar la banca”.

Aunque en esta nueva versión del combate de David contra Goliath, las armas del débil sean matemáticas, la película, como es norma casi universal en el cine, no recrea los aspectos matemáticos, dejándolos bien al fondo en pantallas de ordenador. Las escasas alusiones a porcentajes e índices topan además con el bajo nivel de popularidad y comprensión que el béisbol tiene en nuestro país.

También en el mundo del béisbol la irrupción de las técnicas de decisión en base a la estadística recibió un rechazo basado en la supuesta oposición de la racionalidad  frente a lo emocional y lo estético. Otra película reciente, Golpe de efecto (Trouble with the curve. Robert Lorenz. 2012) refleja ese choque; en ese caso tomando partido por la sabiduría tradicional. Se escribieron comentarios como “arruinan los mitos y el romanticismo del deporte al convertirlo en una ecuación matemática” o “los algoritmos frente al humanismo”. Y sin embargo, la estadística ya estaba presente en el béisbol de forma más exhaustiva que en ningún deporte, con registros completos temporada a temporada. Lo novedoso era el cambio de la valoración de la calidad individual a la valoración del potencial de eficiencia en el equipo. Esa técnica recibe el nombre de Sabermetría.

Sabermetría

La Sabermetría toma su nombre de la SABR o Sociedad para la Investigación del Béisbol Americano. Se habla de ella en el episodio 8 de la 3ª temporada de Numb3rs, “El béisbol”. Dice Charlie Eppes, el protagonista matemático de la serie: “Sabermetría es una forma poderosa de análisis estadístico en el béisbol. La naturaleza física del juego incluye el azar y la diferencia entre un golpe y un fallo puede ser de milímetros o de milésimas de segundo; y cuando tienes situaciones en las que el azar se repite una y otra vez, el análisis estadístico puede aislar y mostrar la actuación humana”.

El proceso de selección de jugadores al planificar una temporada  se desarrolla hoy día según dos métodos:

En el método clásico de la exploración, los ojeadores recorren el país y evalúan a los jugadores según cinco aspectos puramente individuales: velocidad en la carrera, habilidad en el bateo, fuerza del brazo, reflejos y fortaleza mental. En su valoración hay una fuerte componente subjetiva.  En la película, dice un ojeador: “Ese jugador tiene una novia fea, lo cual significa que tiene poca confianza en sí mismo”.

En el método sabermétrico, se juega con la información estadística, que a veces cuestiona las anteriores apreciaciones. Se elaboran índices varios como, por ejemplo, el “porcentaje pitagórico de victorias”. Es un método que ha calado. En 2009, el premio Cy Young de la Liga Americana lo obtuvo Zack Greinke, por delante de lanzadores con mayor número de victorias. En base a valoraciones sabermétricas se consideró que si no había logrado mayor número de victorias había sido por la baja calidad del resto del equipo, pero que su aportación a las conseguidas era superior a la de los otros jugadores. Lo cual ejemplifica la idea básica de este método: los números deben ser analizados en su contexto.

Tabla sabermétrica

La escasa repercusión del béisbol entre nosotros produce sorpresa inicial al conocer que hay tantos trabajos, congresos incluidos, sobre estadística al servicio de dicho deporte. Pero hay que saber que su repercusión en EE.UU. es enorme y varios de sus jugadores están entre los deportistas mejor pagados del mundo. Lo cual me suscita una pregunta: ¿por qué en nuestro idolatrado fútbol aún no se han desarrollado dichos métodos? En cualquier deporte donde circula el dinero, éste parece abrir una brecha entre las posibilidades de unos y otros equipos. Tal vez un uso inteligente de la estadística diese un vuelco a la tortilla de nuestra “liga bipolar”.

En baloncesto ya hay algo al respecto: http://basket-research.blogspot.com/

referencia en Los Simpson

 

  

Escenas para la clase:

88. Tema: Estadística

Nivel: 2º-3º ESO

enlace

(contraseña: cinemates)

propuesta didáctica

 

 

  

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com