INICIO

Matemáticas y Cine

 

 LA VIDA ES BELLA

Ficha técnica.- Título: La vita è bella. Director: Roberto Benigni. Actores: Roberto Benigni, Nicoletta Braschi, Giorgio Cantarine, Giustino Dorano, Giuliana Lojodice y Marisa Paredes. Guión: Vincenzo Cerami y Roberto Benigni. Producción: Gianluigi Braschi, Mario Cotone y Elda Ferri. Italia 1997. Distribución: Miramax International. Premiada con 3 Oscars: Mejor Película Extranjera, Mejor Actor y Mejor Banda Sonora.

 

Argumento.- Italia, comienzo de los años 40: Guido llega a un pueblo de la Toscana y pronto se enamora de Dora, una maestra que va a casarse con un mandatario fascista local. Queda enamorado a primera vista y gracias a su desbordante imaginación y atrevimiento consigue el amor de Dora. La acción da un salto de varios años: ha empezado la II Guerra Mundial y los nazis señorean en Italia. Guido y Dora son padres de Josué, un niño encantado con los permanentes juegos e historias de su padre. El origen judío de Guido le lleva junto a su hijo a un campo de concentración. Pese a no estar en la lista de deportados, por amor, Dora seguirá a los suyos como una presa más del campo. Una vez allí, Guido desarrolla un titánico esfuerzo por simular ante Josué que todo es un juego y evitarle la consciencia de la miseria y el dolor que les envuelve. Como en una fábula, al final Josué puede alzar los brazos y gritar: "¡Hemos vencido!". El sacrificio de Guido ha conseguido que el amor y la risa prevalezcan sobre la muerte.

Comentario.- Película con corazón, muy divertida y emotiva.

Escena.- En la cena donde se va a anunciar el compromiso de Dora, entre maestras y jefes fascistas, la directora de la escuela expone así su fascinación por la Alemania hitleriana:

Directora - Ya no digo en Berlín, sino en provincias, en Graverick. En el tercer gardo, ¡fijáos qué problema les pusieron! Me acuerdo porque me impresionó.

Problema: un demente cuesta al Estado 4 marcos diarios, un mutilado 4 marcos y medio, un epiléptico 3 marcos y medio. Visto que la cuota media es de 4 marcos diarios y que los pacientes son 300.000, ¿cuánto se ahorraría el Estado si estos individuos fueran eliminados, suprimidos?

Dora - ¡Dios mío, no es posible!

Directora - Ésa es la reacción que tuve yo, Dora: ¡Dios mío, no es posible! No es posible que un pequeño de 7 años resuelva un problema de este género. Es un cálculo complejo, con proporciones, con porcentajes. Se requieren unas nociones mínimas de Álgebra. es un problema de Escuela Superior para nosotros.

Novio de Dora - ¡Qué va! Basta con una multiplicación. ¿Cuántos lisiados ha dicho que había? ¿300.000?

Directora - Sí.

Novio de Dora - Pues 300.000 por 4. Si los matamos a todos nos ahorramos 1.200.000 marcos diarios. Es fácil, ¿no?

Directora - ¡Bravo! Pero tú eres un adulto. En Alemania lo resuelven los alumnos de 7 años. ¡Verdaderamente es otra raza!

En esta secuencia se escenifica cómo la ideología se puede colar en cualquier resquicio de la enseñanza y cómo puede nublar el entendimiento de las personas. Cuando Dora expresa su espanto ante semejante enunciado, la directora lo toma como asombro en apoyo de su tesis. Cuando el novio de Dora hace ver a la directora que la cosa puede ser mucho más fácil que lo que ella supone, nuevamente da la vuelta a la situación diciendo que le es fácil por ser adulto y tener la madurez que esos chavales de la "raza superior" ostentan con 7 años.

Es una anécdota inventada y por lo tanto no tiene valor histórico. Pero, como ocurre a menudo en el Cine al igual que en otras artes, en casos como éste la ficción nos permite penetrar en la realidad interna de las cosas y de las ideas de forma certera.

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com