INICIO

Matemáticas y Cine

 

 

MATEMÁTICOS EN LA INTIMIDAD

 

Nuevamente en el blog de cine de Ángel Requena, encontramos cuatro enlaces a videos de escenas que, en diferentes contextos, reflejan una situación común: la del matemático (hombre en todos estos casos) que despierta la curiosidad de su acompañante (mujer) por su "extraño oficio".   

En Tu nombre envenena mis sueños (Pilar Miró 1996), un policía que estudió Matemáticas sorprende a la chica con una explicación acerca de la Cinta de Moebius. Ella exclama: "¡Qué raro eres!".

 

 

En El turista (Florian Henckel 2010), ella intenta adivinar el oficio de él, sin conseguirlo. También, al saberlo, se sorprende: "¡Jamás lo hubiera imaginado!". Y añade: "Serás un profe de Mates divertido...". A lo cual él responde: "Profe de Mates al fin". ¿Pesimismo, realismo?

En 21 gramos (Alejandro González Iñarritu 2003), el matemático expone una visión cosmológica donde las Matemáticas tienen una finalidad. Su propia finalidad personal en ese momento queda evidente en el juego de miradas.

Por último, en Enigma (Michael Apted 2000), esa visión matemática del mundo, donde verdad y belleza van unidas, conseguirá la deseada perfección... del instante. 

Curioso oficio éste, que despierta extrañeza, se relaciona con el sentido mismo del mundo y hasta puede seducir...

  

  

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com