INICIO

Matemáticas y Cine

 

 

MATEMÁTICAS EN EL FAR WEST

 

Las películas del Oeste, con sus cabalgadas, tiroteos y puñetazos no son un género muy proclive a incluir elementos matemáticos, pero hay excepciones. En Pequeño Gran Hombre (Arthur Penn 1970) se hacen incursiones en el terreno de la Lógica (ver artículo). Veamos otras películas con escenas de Aritmética.

La primera (que he conocido gracias a Yair Rodríguez), corresponde a Pony Express (Jerry Hoper, 1953), titulada en España como El triunfo de Buffalo Bill. Se narra la aventura de la puesta en marcha del servicio de correo postal a través de relevos de jinetes atravesando los EE.UU. entre Saint Joseph (Missouri) y Sacramento (California), rebajando a menos de la mitad el tiempo que tardaba la diligencia en el mismo recorrido. Eso chocaba contra los intereses secesionistas californianos y por ello se intenta hacer fracasar el viaje inaugural. Buffalo Bill (Charlton Heston) y sus amigos intentarán evitarlo, logrando que el Pony Express realice su trayecto con éxito.

En la siguiente escena se explica la infraestructura del servicio, cálculos incluidos:

 

 

Reproducimos el diálogo:

- Necesitamos dos hombres en cada estación: un jefe de estación y un vigilante.

- Necesitamos los mejores ponys indios.

- 190 estaciones.

- Tres en cada estación: 570 ponys.

- 80 jinetes. Ya están elegidos.

- Separadas por 10 ó 15 millas. Y agua en cada estación.

- Cubrirán una media de 45 millas diarias, cambiando tres veces de caballo. 12 segundos por cambio y el Pony Express cubrirá 250 millas diarias.

- ¿Cuál es el tiempo récord de la diligencia desde aquí hasta Sacramento?

- 21 días.

- ¿Cuánto nos llevará así?
- 10 días, menos de la mitad.

Con todos estos datos, se puede proponer una actividad de aula, con preguntas como las siguientes:

¿Cuál era la distancia total del trayecto?

¿Por qué crees que las estaciones estarían separadas no más de 15 millas?

¿Cuál era la distancia media de separación entre estaciones?

¿Cuál es la velocidad media conseguida por el Pony Express? ¿Y por la diligencia?

¿Cuántos jinetes y caballos intervenían en un viaje del Pony Express?

Hay que señalar que los cálculos de Buffalo Bill, entendidos como aproximaciones, son bastante correctos, lo cual no debiera ser algo destacable si no fuera por el maltrato de las matemáticas a que nos tiene acostumbrados Hollywood.

Vamos ahora a otra película más famosa que la anterior: Los siete magníficos (John Sturges 1960), en la que unos campesinos contratan los servicios de siete pistoleros para deshacerse de la extorsión de una banda de forajidos. La siguiente escena la he localizado en el blog de Ángel Requena. Como él dice, se trata de una aritmética de la supervivencia:

 

No esperemos sofisticación numérica en ese mundo rudo y violento. La protagonista de El Virginiano (Stuart Gilmore. 1946), película que he conocido gracias a Javier Pascual, es una joven maestra procedente de una refinada familia del Este, que se desplaza a su primer trabajo en la escuela de un pueblecito del Salvaje Oeste. En el tren, va escribiendo unas fracciones, según podemos ver en el siguiente fotograma.

Se ve que la joven sabe dividir números mixtos entre naturales, pero que tiene alguna dificultad con el paso de mixtos a fracciones y en la simplificación de resultados. El revisor que la ve le informa enseguida de la baja exigencia cultural de la zona.

- No se esfuerce usted, señorita. Aquí nadie sabrá si está bien o mal. Lo único que quieren de un maestro es que sepa contar hasta cien.

La rareza de alguien con cultura en el lugar reaparece en una conversación de cowboys en el “saloon”.

- ¿Por qué no le invitamos  a un trago?

- ¡No! Es maestra.

- ¿Y qué diferencia hay? Es humana, ¿no?

Ciertamente en el duro Far West no había lugar para matemáticas muy sofisticadas...

Algo de esto podemos encontrar también en los spaghetti-western de Sergio Leone.

 

    

Escenas para la clase:

90. Tema: Resolución

de Problemas

 Nivel: 1º-2º-3º-4º ESO

enlace

(contraseña: cinemates)

propuesta didáctica

 

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com