Matemáticas

en tu mundo

Matemáticas y Cine

 

 

FARAÓN

 

Ficha técnica.- Título: Faraón. Director: Jerzy Kawalerowicz. Actores: Jerzy Zelnik, Andrzej Girtler, Krystyna Mikolajewska, Piotr Pawlowski, Leszek Herdegen, Stanislaw Milski. Guión: Jerzy Kawalerowicz & Tadeusz Konwicki (según la novela de Boleslav Prus). Producción:  Kadr Film. Polonia 1966.

Argumento.- A la muerte de su padre, el joven faraón Ramsés XIII (es imaginario, no existió) accede al trono. Egipto está endeudado con Fenicia y es amenazado por el poder militar de Asiria. El nuevo faraón está decidido a enfrentarse a los asirios pero para ello necesita poder disponer del tesoro custodiado por los sacerdotes. Su enfrentamiento con la casta sacerdotal revelará dónde reside el verdadero poder del reino.

Comentario.- Frente al edulcorado cartón piedra de los "peplum" producidos por Hollywood, Faraón es una obra maestra de cine histórico riguroso, en un doble sentido. Por una parte, la ambientación respeta al detalle cuanto se refleja en las pinturas de la época y el entorno físico real, siendo una película rodada en su mayor parte en las arenas del desierto. Pero, lo que es más esencial, la anécdota no toma el primer plano, estando siempre al servicio de la expresión de las relaciones de poder.

No es una película donde aparezcan de forma explícita las matemáticas. Y sin embargo, en dos escenas hay una presencia indirecta de las mismas.

Escenas. - Uno de los sacerdotes recuerda a Ramsés XIII el endeudamiento del reino. Y lo hace mediante una muy expresiva equivalencia de magnitudes diferentes:

 

La escena anterior me trae a la mente conceptos tan vigentes como "crisis de la deuda", FMI, BCE o "prima de riesgo". Nada nuevo bajo el sol.

La escena siguiente muestra a la multitud intentando asaltar el templo para rescatar el Tesoro del Laberinto que custodian los sacerdotes. Y cómo éstos utilizan sus conocimientos de astronomía para jugar con la ignorancia del pueblo y así conservar su estatus y su dominio.

 

Se ve cómo la ciencia estuvo durante largos siglos secuestrada por la clase dominante. Y también destaca la admiración del monarca por esa ciencia, declarando: "He de favorecer a los sabios que estudian con tanto acierto las estrellas". En la España de 2013, no es ese el pensamiento que guía a nuestros gobernantes.

 

  

  

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com