INICIO

Matemáticas y Cine

 

 

DESPUÉS DE MEDIANOCHE

 

Ficha técnica.- Título: Después de medianoche (Dopo Mezzanotte). Director: Davide Ferrario. Actores: Fabio Troiano, Giorgio Pasotti, Silvio Orlando, Francesca Inaudi, Francesca Picozza, Pietro Eandi. Guión: Davide Ferrario. Música: Banda Ionica, Daniele Sepe, Fabio Barovero. Producción: Ladis Zanini. Italia 2004. Distribución: Sherlock. Premiada en los festivales 2004 de Berlin, Valladolid, Chicago y Sevilla.     

Argumento.- Martino es un muchacho solitario que trabaja como vigilante nocturno en el Museo del Cine de Turin. Allí, durante la noche, da rienda suelta a su gran pasión, el cine. Amanda trabaja en un bar de comida rápida. Vive en las afueras de la ciudad y sueña con una vida mejor. Angelo es ladrón de coches y novio de Amanda. Una noche, huyendo de la policía, Amada entra en el universo de Martino, en el Museo del Cine, donde la magia de las imágenes y los números se entremezclan para tejer una historia de amor a tres bandas.

Comentario.-

La presencia de las Matemáticas se centra en la siguiente escena, que se constituye en metáfora de la situación. Se desarrolla en lo alto de la Mole Antonnelliana, sede del museo, en cuya fachada lucen en neón los términos de la Sucesión de Fibonacci:

- ¿Y esos números?

- Es la serie de Fibonacci, matemático de Pisa del siglo XII. Es una serie cuya característica más notable es que cada tercer número es la suma de los dos precedentes. Mira: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21… y así hasta el infinito. Prueba a deshojar una margarita, a contar las escamas de una piña o las semillas de un girasol. El número de pétalos de una flor es casi siempre un número de Fibonacci. Dichos números sugieren que en el Universo  hay una especie de orden matemático, lo que nos llevaría a suponer que probablemente el mundo tenga algún sentido, que no es poco.

Si, dejando de lado el rigor matemático, pasamos por alto eso de “cada tercer número” y lo de “suponer probablemente”, lo notable de esta escena está en cómo a la breve explicación matemática se le quiere dar un alcance existencial.

   

  

  

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com