Matemáticas

en tu mundo

Matemáticas y Cine

 

 

CRUPIER

 

Ficha técnica.- Título: Crupier (Croupier). Director: Mike Hodges. Actores: Clive Owen, Nick Reding, Alex Kingston, Gina McKee, Kate Hardie y Nicholas Ball. Guión: Paul Mayersberg. Producción: Jonathan Cavendish y Christine Ruppert. Reino Unido. 1998. Distribución: Alta Films.

Argumento.- Jack es un escritor dubitativo que entra a trabajar como crupier en un casino de segunda fila, gracias a una recomendación de su padre. Lo que inicialmente era sólo una forma de ganar un sueldo, pronto revela ser una fuente de inspiración para el escritor, convirtiendo la mesa de juego en el laboratorio donde experimenta situaciones y maneja personajes para su ansiada novela. Pero todo ello no se produce desde la distancia del mero observador; él mismo se involucra hasta cambiar su vida. Tanto es así, que en algunos momentos no sabemos si la voz en off está narrando en primera persona o está leyendo la propia novela.

Comentario.- El crupier trabaja continuamente con el cálculo y el Azar. Eso le lleva a abundantes situaciones cuyo enunciado tiene alguna componente matemática, aunque también las hay fuera del casino.

Jack decide vender su coche. Éste es el diálogo con el comprador:

- ¿Qué le parece 1.500?

- ¿Qué le parece 500?

- ¿Qué?

- ¿Y si partimos la diferencia?... 750.

- ¿Es esa su idea de la aritmética?

- No soy matemático. Llevo un negocio.

Los titubeos de Jack como escritor dan paso a la frialdad calculadora de Jack como crupier. En esta nueva vida, el cálculo de probabilidades va a guiar sus decisiones.

Jack ha dado a leer el borrador de la novela a su esposa y ésta le reprocha lo que la figura del crupier y él mismo representan.

- ¿Es así como te sientes ahora? ¿Es lo que te está pasando a ti?

- Marion, es un libro.

- No dejas lugar para la esperanza.

- Es la verdad.

- Sin esperanza nada tiene sentido (...).

- Y ¿qué me dices de la lotería? (saca un billete del bolso de Marion). Mira esto. Eres como todos los primos, catorce millones y medio contra una. ¿Es esta tu idea de la esperanza?

En una partida de póker, los jugadores van mostrando sus cartas:

- Escalera, mejoradlo.

- Color...

- No tan deprisa, cariño. Un full.

- Esperad, eso es imposible.

- ¿Qué os parece esto como imposible? Cuatro igualitas...

- ¿Qué está pasando?

- Escalera de color.

- ¿Qué probabilidades hay de que ocurra?

- Miles contra una.

- 42.300.000 a 1.

- Aproximadamente.

Gina, una jugadora del casino con quien, en contra de las normas, Jack establece amistad, le propone colaborar en un robo de la caja.

- ¿Y si sale mal?

- Tú te quedas con las 10.000 libras.

- ¿Qué 10.000 libras?

- Esa gente te pagará 1.000 antes y 1.000 después.

Semejante diálogo rompe la respetabilidad general del film y merece un lugar en la antología de disparates matemáticos en el Cine.

Tras la anterior oferta, Jack valora la situación, siempre en términos de probabilidad:

- En realidad había dos elementos de riesgo en el intercambio. Uno: la posibilidad de que el dinero fuera falso. Dos: la posibilidad de que Gina o sus acreedores quisieran recuperar el dinero si el plan fracasaba. Para empezar, calculó las probabilidades de 2 contra 74. Cogió algunos billetes al azar y los cambió en el banco. Eran todos buenos. Ahora sus probabilidades eran mejores. Las estimaba de 8 a 1.

(...)

El siguiente paso: con 8 a 1, tenía que tomar precauciones por si tuviera que devolver el dinero, así que decidió no gastarlo. Si, pasado un mes, no se le había acercado nadie, calculó las probabilidades de quedárselo en 20 a 1. Pasados 3 meses, calculó 100 a 1 a que nadie se presentaría.

La esposa de Jack sospecha algo y le dice:

- ¿Nunca has querido jugar?

- Nunca. ¿Por qué lo dices?

- No me imagino estar rodeado de tanto dinero.

- No tiene nada que ver con jugar.  El juego es no enfrentarse a la realidad, ignorar las probabilidades.

- Debo ser muy tonta. No sé calcular las probabilidades.

Hace el final de la película, Jack escribe su novela:

- Capítulo13: Todo son números, pensó el crupier. El girar de la ruleta, poner las cartas boca arriba, la duración de tu vida, la fecha de nacimiento, la fecha de tu muerte... En el libro de los números, el Señor dijo: Contarás tus pasos.

Llaman a la puerta

- Jack pensó: ya está, la llamada a la puerta de las 2 de la mañana. Era hora de pagar, pero no tenía miedo. No había gastado ni un penique de las 10.000 libras. Estaba cubierto, conocía las probabilidades.

Para suerte de Jack, parece que por fin 1.000 + 1.000 no habían sido 2.000 para él, sino 10.000 libras, como le proponía Gina. Y, también, que actuar según las probabilidades le daba seguridad; lo cual, tiene lógica, pero no deja de ser un enunciado en si mismo algo paradójico.

La película termina con estas palabras: "El crupier había cumplido su misión, se había convertido en un maestro del juego. Había adquirido el poder para hacerte perder".

Resonaba esta última frase en mi mente cuando he encendido el televisor, donde emitían las noticias del día. Salían imágenes y declaraciones de altas "personalidades" de la vida financiera y pública. He reconocido en ellos al crupier.

  

  

Escenas para la clase:

11. Tema: Números Naturales

 Nivel: 6º Primaria

y 1º-2º ESO

enlace

(contraseña: cinemates)

propuesta didáctica

 

 

 

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com