INICIO

Matemáticas y Cine

 

  COPIAR EN EL EXAMEN

Muchas veces hemos visto aparecer las Matemáticas en el Cine y en las series de T.V. como un “ogro escolar”. El momento álgido está en la liturgia del examen, donde alcanza su máxima expresión ese rostro temible. A menudo los protagonistas ponen en acción la picaresca para aprobar como sea; es decir, copiando.

A continuación, cuatro ejemplos:

En Los chicos del Preu (Pedro Lazaga 1967) los alumnos (entre ellos, jovencísimos, los cantantes Camilo Sesto y Karina) ya se pasan chuletas para responder en clase cuando el profesor plantea la ecuación:

(x + 1) · (x - 1) - x2 + x + 2 = 0

que, dicho sea de paso, es bastante fácil para un curso pre-universitario.

Al revisar la composición del tribunal de acceso a la Universidad, comprueban que el profesor más severo es, cómo no, el de Matemáticas, apodado El Cuatro y Medio. Éste, incorruptible, certificará el suspenso de su propio hijo.

En el examen vemos planteada en la pizarra una integral racional (con una importante ayuda, según se ve en el fotograma). Un alumno lleva el brazo vendado, aparentando una falsa lesión y bajo los esparadrapos, las chuletas. Otro simula un resfriado y así, entre estornudo y estornudo, saca un gran pañuelo también lleno de chuletas; pero no ha previsto que, de tanto sonarse, se va a correr la tinta.

En Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore 1989) acceden a un examen de grado los alumnos externos, todos adultos para regocijo de los niños examinandos. Así coinciden el pequeño Totó y su amigo Alfredo, el maquinista de la sala de cine. Escuchamos al profesor empezar a dictar un problema de Matemáticas:

          "Un comerciante posee dos tiendas. En una vende fruta..."

Alfredo no sabe resolverlo, le vemos contar con los dedos, y se desespera. Pide ayuda a Totó pero éste no se la dará gratis. Con gestos consigue que Alfredo le prometa que le permitirá entrar en la cabina de proyección. Triunfante, Totó escribe la solución, arruga el papel y lo lanza hecho una pelota a manos de su amigo adulto.

 

En el episodio nº 1 de la 1ª temporada de la serie Mr. Bean, éste se examina y va a desplegar toda una gama de trucos poco disimulados para copiar del vecino. Al final de la escena, por boca del profesor sabemos que es un examen de Trigonometría.

 

La Tecnología también irrumpe en las películas en ayuda de los copiones. En un capítulo de Los Simuladores asistimos a una copia de lo más sofisticado: ver

Basta darse un garbeo por la red para constatar que los tramposos abundan hoy igual que ayer y suponemos que mañana: chuletas en las suelas; escritas con grafito sobre la negra tapa de la calculadora, visibles al reflejo de la luz; o con zumo de limón sobre el blanco papel, legibles bajo la luz ultravioleta de un bolígrafo especial; o los métodos clásicos ilustrados en las siguientes imágenes:

  

  

 

 

En esta escuela femenina de Tailandia, las estudiantes se examinaron con orejeras para evitar dar un vistazo al examen de los compañeros...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com