Matemáticas

en tu mundo

Matemáticas y Cine

 

 

ABDUCIDOS

 

Ficha técnica.- Título: Abducidos (Taken). Guión: Leslie Bohem. Directores: Breck Eisner, Félix Enríquez Alcalá, John Fawcett, Tobe Hooper, Jeremy Paul Kagan, Michael Katleman, Sergio Mimica-Gezzan, Bryan Spicer, Jeff Woolnough y Thomas J. Wright. Producción ejecutiva: Steven Spielberg y Leslie Bohem. Actores: Julie Benz, Emily Bergl, Steve Burton, Eric Close, Heather Donahue, Dakota Fanning (quién narra, así como interpretando a Allie Keys), Matt Frewer, Joel Gretsch, Ryan Hurst, Adam Kaufman, Ryan Merriman, Michael Moriarty y Anton Yelchin. Miniserie de ciencia ficción estrenada por Sci Fi Channel en 2002 y ganadora del premio Emmy. Consta de 10 episodios de 88 min. (aprox.) de duración cada uno.

Argumento.- Taken narra la historia de cuatro generaciones de tres familias norteamericanas: los Keys, los Crawford, y los Clarke. Russell Keys sufre pesadillas tras haber sido abducido por extraterrestres durante la II Guerra Mundial. En 1947 se produce en Roswell (Nuevo México) el choque de un OVNI. El conocido como incidente Roswell  desata la ambición del capitán Owen Crawford por conocer los planes extraterrestres y será capaz de usar para ello cualquier medio; una tarea que será fielmente continuada por su nieta Mary Crawford. Sally Clarke queda embarazada por un visitante extraterrestre.

Pasan los años y los herederos de cada familia son afectados por las abducciones y los planes de los alienígenas. Estos llevan al nacimiento de la niña Allie Keys, dotada de emociones humanas y de  poderes extraterrestres. La niña deberá huir de la persecución del ejército, de las maquinaciones de Mary Crawford y de los mismos alienígenas.

Escena.- En el capítulo 7, titulado "La ecuación de Dios", la científica sin escrúpulos Mary Crawford y su amante, el Dr. Chek Wakeman, exponen haber descubierto ciertas pautas numéricas en los datos que van conociendo de los extraterrestres:

 

No es nueva esta atribución a los números de claves interpretativas de fenómenos que van más allá de lo humano, fundamentalmente fenómenos naturales. Los pitagóricos creían que "Todo es número" en el Universo. La razón áurea o número phi, relacionada con la sucesión de Fibonacci, fue llamada Divina Proporción por Luca Pacioli (1498) debido a su presencia en formas animales y vegetales. Algunos también han asociado al número pi con claves cósmicas  y el cine se ha hecho eco de ello (Ver artículo: A vueltas con pi).

El cine ha dado un paso más imaginativo cuando relaciona matemáticas con extraterrestres, basándose en que el lenguaje matemático es universal y puede por lo tanto ser común a formas de vida diferentes. Los extraterrestres se comunican con nosotros mediante números primos en Contact (R. Zemeckis 1997). En Red Planet Mars (Harry Horner 1952) son los humanos los que logran esa comunicación a través de las cifras de pi.  En Planeta Prohibido (M. Wilcox 1956), se puede saber de una extinta civilización alienígena a través de sus teoremas geométricos. En Ultimatum a la Tierra (R. Wise 1951), los extraterrestres se manifiestan a un científico con cálculo diferencial. La anterior escena de Abducidos sigue esa línea, aunque aportando dos matices nuevos:

- Las matemáticas no forman parte de un intento de comunicación por alguna de las dos partes, sino de una pauta de comportamiento alienígena descubierta por los humanos.

- La pauta descubierta es la sucesión de Fibonacci, lo cual remite al sentido cósmico de phi. Esta sucesión había aparecido ya en las pantallas vinculada a sectas (El Código Da Vinci, Ron Howard 2005) y asesinos en serie (Mentes criminales). No conozco precedente de su atribución al comportamiento extraterrestre.

Aunque, en mi opinión, todo ello queda expresado en Abducidos de forma bastante endeble, tanto por los elementos sobre los que se razona como sobre el uso de los términos matemáticos: se habla de "media de oro" en lugar de razón o proporción áurea y se califica a una sucesión como "ecuación de Dios". Han querido expresar un planteamiento pretencioso y no han estado a la altura de sus pretensiones.

 

  

  

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com