INICIO

Matemáticas y Cine

 

  

THE WIRE

Ficha técnica.- Título: Bajo escucha (The Wire). Teleserie de 60 capítulos (5 temporadas x 12) de 55'-60'. Creador: David Simon. Actores: Dominic West, John Doman, Idris Elba, Frankie Faison, Lawrence Gilliard Jr, Wood Harris, Deirdre Lovejoy, Wendell Pierce, Lance Reddick, etc. Música: "Way Down in the Hole", interpretada cada temporada por diferentes músicos. Producción: HBO. EE.UU. 2002-2008.

Argumento.-

Aunque el telón de fondo social es común a las 6 temporadas, nos referiremos especialmente a la 4ª temporada, por ser la que contiene algunas referencias a las matemáticas.

La acción se desarrolla en la ciudad de Baltimore (EE.UU.) de mayoría negra y cuya zona Oeste está dominada por las bandas que distribuyen droga usando una red de niños y adolescentes, llamados "los chicos de las esquinas". Es un ambiente sórdido donde impera la ley de la calle y son frecuentes los asesinatos. Asistimos al ascenso y caída de jefes de bandas, ajustes de cuentas, traiciones y una ley del silencio que no perdona las delaciones.

La Policía se nos presenta como un cuerpo donde conviven verdaderos profesionales con otros arribistas, más preocupados éstos por estar bien situados ante los políticos, pensando en ascensos, que por la efectividad de su trabajo. No faltan los abusos policiales.

También asistimos a la carrera política del Alcalde Carcetti, un hecho singular por ser de raza blanca en una ciudad eminentemente afroamericana, con la vista puesta en ser Gobernador del Estado. Este objetivo último orientará todas sus decisiones, por encima del bien público. A su alrededor, tanto en la campaña electoral como en su mandato, se desarrollan intrigas, presiones, "cambios de chaqueta" y un constante mercadeo donde los principios son secundarios, violentando así la confianza otorgada por los ciudadanos a través del voto.

Comentario.-

The Wire es considerada como una de las mejores series policíacas de la historia, elogiada por la crítica y por el propio presidente Barack Obama. Destaca por su realismo, entendido no como recreación de episodios sangrientos, sino como profundización en los mecanismos e intereses que convierten a la violencia, la ambición y la mentira en argamasas que sustentan un sistema, de igual manera entre políticos que entre policías o entre narcotraficantes. Pero ese es un equilibrio inestable, que puede romperse en cualquier momento y hacer que esa violencia se desborde fuera de sus cauces habituales, como ha ocurrido recientemente tras episodios de brutalidad policial, siempre sobre individuos de raza negra: ver noticia de 28-04-2015. En la difusión en las redes de estos sucesos, con ironía, hizo fortuna un lema: "En las calles de Baltimore se rueda la 6ª temporada de The Wire".

En la escuela municipal

En la escuela de la calle

En la temporada 4ª, el tema de fondo es el intento de un profesor de Matemáticas, expolicía, el Sr. Prebeluzsky (que se hace llamar "Pre"), por sacar a flote a unos alumnos desinteresados por su educación y fatalmente abocados, según todos opinan, al tráfico de drogas, a la cárcel y a una muerte temprana.

Las probabilidades de la calle

Las primeras clases del nuevo profesor son un fracaso. Los alumnos no le prestan atención y se ríen de las situaciones planteadas en cada problema, que ven como algo ajeno a su mundo y a su forma de actuar. Llega a producirse en el aula incluso alguna pelea. "Pre" no deja de intentarlo, hasta que un día, durante un recreo en el que los alumnos juegan libremente a las cartas, encuentra un modo de interesarlos.

 

"Los he engañado. No saben que están aprendiendo". Una frase genial, que a muchos profesores nos gustaría pronunciar más a menudo.

Veíamos cómo la directora del colegio recordaba al profesor la amenaza de la Inspección. Ese y otros temores le son recordados por sus compañeras en la Sala de Profesores, alertándole de los peligros que encierran sus novedosas actividades.

 

"Tú no enseñas Matemáticas, enseñas para el examen" y "El primer año no se trata de los chicos, se trata de que sobrevivas"... son dos sentencias que recuerdan al profesor novato la sombra de unos exámenes estatales de los que dependen tanto la subvención para la escuela como la evaluación y continuidad laboral del profesor. Una reválida que juzga con criterios comunes a realidades diferentes y que se convierte en una losa que condiciona y limita los esfuerzos pedagógicos centrados en el alumno. Recientemente era noticia el movimiento de padres en el Estado de Nueva York opuestos a la realización de dichas pruebas por sus hijos, al entender que desvirtúan la enseñanza: enlace1     enlace2

Fuera de la escuela, los chicos pronto van a encontrar la ocasión de aprovechar los conocimientos de probabilidad que han aprendido en clase de Matemáticas:

 

¡Quién dijo que las matemáticas no sirven para la vida!

Perversión de las estadísticas

En The Wire se hace frecuente alusión a las estadísticas por parte de las autoridades. Las autoridades políticas necesitan estadísticas que reflejen mejoras en los resultados de las pruebas estatales realizadas en las escuelas públicas y en el absentismo escolar; y también necesitan estadísticas que reflejen una reducción de la delincuencia en las calles. Unas y otras serán argumentos a su favor en la próxima campaña electoral. Según se deduce, el electorado norteamericano es muy sensible a estas informaciones numéricas.

Las autoridades escolares y policiales también necesitan esas mejoras estadísticas, por imperativo de sus superiores políticos y por conveniencia: para asegurar la subvención escolar en un caso y para seguir su carrera personal en el cuerpo, en el otro.

Esos intereses comunes sobre las estadísticas llevan a que se emitan órdenes perversas, tanto en el mundo escolar como en el policial. En la escuela: las clases se dedican a que los alumnos memoricen las preguntas y respuestas del examen, una vez asegurado que serán las mismas del año anterior; y se utilizan conserjes para recoger en las calles a los alumnos absentistas y llevarlos a clase solo hasta que se haya alcanzado la fecha de cómputo de ausencias, a partir de la cual se les permite ausentarse para que no molesten. En la policía: se interrumpen investigaciones de largo recorrido que llevarían hasta los narcos jefes para dedicarse a las redadas con los "niños de las esquinas" y aumentar el número de detenciones; y se condiciona el descubrimiento de un buen número de cadáveres al hecho de que computen como asesinatos en el mandato de un alcalde u otro.

Las estadísticas debieran reflejar la realidad para permitirnos, conociéndola, actuar sobre ella. En The Wire, es sobre las estadísticas que se actúa, con desprecio de la realidad que se vive y de la ética. Los números son neutrales, pero el uso que de ellos se hace no lo es.

 

 

 

 

 

 

   

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com