INICIO

Matemáticas y Cine

 

  

THE IMITATION GAME

Ficha técnica.- Título: The Imitation Game (Descifrando Enigma). Director: Morten Tydum. Actores: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Mark Strong, Charles Dance, Matthew Goode, Matthew Beard, Rory Kinnear. Guión: Graham Moore (Libro: Andrew Hodges). Música: Alexandre Desplat. Producción: The Weinstein Company/ Black Bear Pictures/ Ampersand Pictures. Reino Unido. 2014.

Argumento.-

Se narra la vida del matemático británico Alan Turing (1912 - 1954), padre de la Inteligencia Artificial (I.A.), a través de tres periodos:

1. La adolescencia, como interno en un colegio donde descubre a los demás su genio, sufriendo violencia e incomprensión, y asimismo su homosexualidad.

2. Su trabajo secreto en Bletchley Park, junto a otros matemáticos británicos y polacos, para descifrar los códigos de transmisiones nazis durante la II Guerra Mundial. Esas trasmisiones eran codificadas mediante la máquina de cifrado Enigma. Cada día, a las 12 de la noche se cambiaba el código y a las 6 de la mañana empezaban las transmisiones de radio. Durante 18 horas, trabajaban frenéticamente para conseguir lo que parecía imposible. Turing diseña una máquina para resolver el problema, el primer ordenador de la historia, superando la oposición inicial de compañeros y jefes militares. Se consigue el objetivo, pero ese logro será celosamente ocultado durante la guerra, para mantener la ventaja estratégica sobre el enemigo, y aún hasta 50 años después, como secreto militar en la Guerra Fría.

3. Su detención en 1951, a raíz de un extraño robo en su domicilio que conduce al descubrimiento de sus relaciones homosexuales, castigadas por la ley de entonces. Acepta la castración química para eludir la cárcel y muere en circunstancias confusas (¿suicidio, asesinato?) quien siendo un héroe fue condenado como un delincuente.

A finales de los 90 se desclasificaron los papeles de Bletchley Park, se conoció el enorme alcance del trabajo de Turing (se dice que pudo adelantar el final de la guerra unos 2 años y evitar unos 14 millones de muertes). Aquel escolar víctima de la violencia de sus compañeros que lo ridiculizaban por su diferencia, había llegado a ser el anónimo vencedor de  la más decisiva batalla. Como se repite en la película: "Aquella persona a la que nadie imagina capaz de hacer nada, puede hacer cosas que nadie imagina".

Ya en este siglo, hubo un movimiento social de restitución del honor y reconocimiento debidos a aquel genio. El Primer Ministro Gordon Brown pidió disculpas oficiales por el injusto trato dado a Turing y la  Reina Isabel II le concedió el indulto póstumo.

Comentario.-

Tras el precedente de la muy objetable película Enigma (Michael Apted. 2001), al fin el cine ha tratado de forma correcta la figura de Turing. Sobresale para ello el excelente trabajo de interpretación de Benedict Cumberbatch, lleno de registros y matices, por el que muchos le sitúan en la carrera hacia el Óscar.

La disyuntiva entre centrarse en la aventura intelectual o en la tragedia personal queda resuelta de forma equilibrada. Ambas facetas quedan bien relacionadas a través de la figura de la criptoanalista Joan Clarke (Keira Knightley), a quien Turing llegó a pedir en matrimonio, proyecto que no llegó a realizarse. ¿Cómo fue posible si Turing tenía plena consciencia de su homosexualidad desde los años del internado? De forma explícita, la película nos dice que Alan y Joan formaban una pareja de mentes privilegiadas que disfrutaban al poder trabajar juntos y que ese era un motivo suficiente para querer institucionalizar su unión; con mayor motivo cuando Joan fue reclamada para volver a la casa paterna y abandonar Bletchley Park. Pero, de forma implícita, también se nos dice al final de la película que, en aquella sociedad de moral represora, un matrimonio-tapadera era la forma de que Turing hubiera sido socialmente aceptado: vemos a Joan casada e instalada, mientras que Alan vive solitario, desquiciado y perseguido.

Las alusiones matemáticas son escasas y tienen mucho mayor protagonismo la construcción y prueba de Bombe, el ordenador electromecánico de propósito único que resolvió Enigma y, más allá de aquel limitado prototipo, las geniales intuiciones de Turing acerca de la I.A. En su entrevista en comisaría con el policía, le explica el famoso Test de Turing, así como los fundamentos de la I.A.

Centrándonos en los puramente matemático:

- Cuando Turing solicita trabajar en Bletchley Park, dice: "Me gusta resolver problemas y Enigma es el problema más difícil".

- Al exponer en qué consiste el problema, se dice que hay 159 trillones de posibles configuraciones que explorar cada día, aunque curiosamente la primera vez se dice "159 millones de billones". También se dice que comprobando una configuración cada minuto, durante 10 horas diarias, tardarían 20 millones de años en comprobarlas todas. Si están bien tomados esos datos, en 1 día se comprobarían 600 combinaciones; y en un año, 219.000. A ese ritmo, según mis cuentas, harían falta bastantes más años que 20 millones. Pero también es posible una mala trascripción de los datos por mi parte.

- Un rasgo de Turing que queda de manifiesto repetidamente y que es común a muchos matemáticos es su análisis implacablemente lógico de los enunciados de la conversación, algo que no siempre es conveniente en sociedad. En una escena, por una vez se permite hacer un chiste (el chiste del oso), cuya gracia también reside en la lógica y deja a todos fríos.

- Se dice que los primeros intentos de descifrado de mensajes se basaron en el estudio de las frecuencias de uso de las letras, como se hace en el famoso relato El escarabajo de oro de Edgar Allan Poe. Pero ese era un camino inútil con Enigma, pues a cada nueva pulsación de tecla cambiaba su codificación de la misma. Turing desprecia ese primer intento cuando se le dice que han conseguido descifrar un solo mensaje. Y lo hace con este comentario: "Hasta un reloj averiado acierta dos veces al día" (frase anteriormente oída en la película Todo lo demás de Woody Allen). Y añade Turing: "Yo estoy diseñando una máquina que descifre todos los mensajes, todos". Más allá de una máquina decodificadora, en la mente de Turing estaba la fuutra Máquina Universal, capaz de ser reprogramada para resolver cualquier problema; es decir, el ordenador.

- La clave del problema: a pesar de los avances con la máquina, el rango de configuraciones (combinaciones de posiciones de los rotores) a comprobar era excesivo y no se llegaba a resultados. Así es hasta que de forma casual, fruto de un comentario escuchado tomando unas cervezas en un bar, Turing da con la idea que les va a conducir de forma mucho más rápida a la solución: si se sabe cuál es el contenido de una parte del mensaje, será más fácil su descifrado. Y hay una parte común a los mensajes, evidente cuando se conoce, pero ignorada hasta el momento. No diremos cuál para no romper la intriga.

Que la "iluminación" que lleva a resolver el problema tenga lugar en una situación trivial, en un bar, nos recuerda la famosa escena de la rubia en Una mente maravillosa, donde John F. Nash tiene la idea básica para su análisis de conflictos en Teoría de Juegos precisamente en un bar, también tomando unas cervezas.

- Una vez que se ha conseguido descifrar todos los mensajes, no todos deberán ser utilizados estratégicamente, pues ello despertaría las sospechas del enemigo y enseguida cambiarían el método de cifrado. Por lo tanto, hay que determinar qué operaciones enemigas abortar y cuáles permitir, aunque cuesten vidas. Esa elección se hace sobre un análisis estadístico de casos y cálculo de probabilidades. A este propósito, dice un jefe militar: "¿Van a confiarlo todo a la estadística, a las matemáticas?". Turing responde: "Exacto".

Otro aspecto bien retratado en la película es el machismo imperante que asignaba a la mujer tan solo roles secundarios. Cuando Joan se presenta a las pruebas de inteligencia para incorporarse al equipo de Bletchley Park, se le indica que debe ir a la zona de las secretarias, asumiendo que una mujer no podía optar al puesto de analista. Interrogada por Turing acerca de su permanente sonrisa, Joan le responde: "Hago un trabajo de hombres y no puedo permitirme el lujo de ser desagradable".

Más allá de los personajes y hechos históricos, correctamente respetados, la película tiene un sentido global que los trasciende. Hacia el final, Turing  lamenta ante Joan no haber sido "normal". Joan le responde: "De haber sido normal, todo sería diferente. El mundo es un lugar infinitamente mejor porque tú no lo eres". Prevalece en The Imitation Game, la defensa del derecho a la diferencia y el elogio del talento contracorriente.

Comparación con Enigma.-

Comparar The Imitation Game (Morten Tydum. 2014) con Enigma (Michael Apted. 2001) es algo que surge enseguida si se han visto ambas películas. Mi opinión se decanta claramente en favor de la primera. por varias razones:

1. La razón más poderosa es que Enigma negaba a Alan Turing la autoría de su hazaña, suplantándolo por el personaje protagonista de Tom Jericho. ¿Cuál podía ser la razón? Tal vez se encuentre en el siguiente aspecto, referente a la condición sexual.

2. En The Imitation Game se concede a la homosexualidad de Turing la importancia que tuvo en sus problemas de aceptación, castigo social y muerte. Y se aborda su intento de "normalización" con Joan Clarke, así como la especial relación de pareja entre ambos. En Enigma, Tom Jericho es heterosexual sin dudas, llegando a la obsesión y a arriesgarse por Claire, una hermosa rubia platino rompecorazones. Tal vez se consideró que esta mentira era más taquillera y ello arrastró al cambio de protagonista.

3. En The Imitation Game se da al ordenador de Turing el protagonismo que corresponde, siendo escaso éste en Enigma.

4. Las dos películas escenifican la tensa situación en que los criptógrafos conocen con antelación el ataque de submarinos alemanes a un convoy aliado en el Atlántico Norte, pero deciden dejar que el ataque prosiga. En Enigma aún no se había conseguido descifrar el código y el sacrificio del convoy se hacía para poder desvelar las claves alemanas, al saber de antemano el contenido de los mensajes que iban a emitir los submarinos, que serían las posiciones conocidas de los barcos aliados. Pero en The Imitation Game ya se ha conseguido descifrar Enigma y el sacrificio del convoy es una dura decisión para no despertar las sospechas nazis sobre tal hecho.

5. La parte final de Enigma es propia de una película convencional de aventuras, con un submarino alemán en la costa escocesa al rescate de un espía, carreras y tiros. Nada de eso hay en The Imitation Game, donde los hechos reales ya son de por si suficiente fuente de tensión dramática.

La ficción cinematográfica sobre hechos reales siempre se tomará alguna licencia, en aras al espectáculo normalmente. Pero cuando esa licencia consiste en suplantar a un genio tan maltratado en vida como Turing, se trata más bien de un inmerecido castigo póstumo. Por eso saludo el estreno de The Imitation Game, que está teniendo una repercusión mucho mayor que el que en su día tuvo su desafortunada predecesora.

  

 

 

 

 

 

   

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com