INICIO

Matemáticas y Cine

  

       EL ENIGMA DE KASPAR HAUSER

Ficha técnica.- Título: El enigma de Kaspar Hauser (Eder für sich und gott gegen alle: Cada uno para si y Dios contra todos) versión original en alemán, subtitulada. Director: Werner Herzog. Guión: Werner Herzog. Producción: Werner Herzog Alemania 1974. Actores: Bruno S., Walter Ladengast, Brigitte Mira, Welly Semmelroge, Michael Kroecher. Duración: 109 minutos. Distribuidora: Manga Films.

Argumento.-

En 1828 apareció en Nuremberg con una carta un hombre criado en cautividad, lejos de cualquier contacto humano, un "hombre salvaje" que no sabía caminar ni hablar. Fue llamado el "huérfano de Europa" y se especuló sobre su origen noble y los posibles motivos políticos de su reclusión. Se le llamó Kaspar Hauser. Tras ser explotado como fenómeno de feria, un protector se ocupó de su educación. Aprendió a andar, a leer y escribir, a tocar el piano y a relacionarse en sociedad. Pero la sencillez y bondad de un adulto que veía y expresaba aquel mundo decadente con ojos y sinceridad de niño no fueron bien aceptadas por todos.

Escena.-                                  

En relación con las Matemáticas, nos vamos a referir a una única escena, con una duración de 4 min. 8 seg., en la que se enfrenta la lógica académica y formalista de un profesor y la lógica natural y directa de Kaspar, en el siguiente diálogo:

- Ama: Este profesor ha venido de lejos para hacerte una pregunta. Quiere ver cómo piensas, qué has aprendido en estos dos años y si puedes pensar con lógica. ¿Le responderás?

- Kaspar: Sí.

El profesor distribuye varias piezas de la vajilla sobre la mesa.

- Profesor: Kaspar, pongamos que esto es un pueblo. En el pueblo vive gente que sólo dice la verdad. Aquí hay otro pueblo. Su gente sólo dice mentiras. Hay dos caminos que van de estos pueblos al sitio en que te encuentras y tú estás en el cruce. Se acerca un hombre y quieres saber de qué pueblo procede; del pueblo de los honestos o del pueblo de los mentirosos. Ahora, para poder resolver este problema sólo puedes hacer una pregunta y sólo una. ¿Cuál es esa pregunta?

- Ama: Eso es demasiado difícil para él, ¿cómo podría saberlo?

- Profesor: Admito que la pregunta es complicada. Si le preguntas al hombre si viene del pueblo de los honestos y es verdad, dirá que sí, honestamente sí. Pero si viene del pueblo de los mentirosos mentirá y también dirá sí. Aún así, hay una pregunta que resuelve el problema.

- Ama: Eso es muy difícil, demasiado complicado.

- Profesor: Tienes una pregunta, Kaspar, y sólo una, para resolver este problema lógico.

Se produce un largo silencio.

- Profesor: Kaspar, si no puedes pensar en la pregunta yo te la diré. Es ésta: Si tú vinieras del otro pueblo, ¿responderías "no" si yo te preguntara si vienes del pueblo de los mentirosos? Aplicando una doble negación, el mentiroso se ve forzado a decir la verdad. Esta construcción le obliga a revelar su identidad, ya ves. Esto es lo que yo llamo argumento lógico para descubrir la verdad.

- Kaspar: Bueno, sé otra pregunta.

- Profesor: ¿Sí? No hay ninguna otra pregunta según las leyes de la Lógica.

- Kaspar: Pero yo sé otra pregunta.

- Profesor: Escuchémosla entonces.

- Kaspar: Le preguntaría a ese hombre si era una rana. El hombre del pueblo de los honestos diría: "No, no soy una rana", porque dice la verdad. El hombre del pueblo de los mentirosos diría: "Sí, soy una rana", porque me está mintiendo. Así sabría de dónde procede.

- Profesor: Ésa no es una pregunta correcta.

Se ve a Kaspar muy contrariado.

- Profesor: No sirve, no puedo aceptarla como pregunta. No es lógica. La Lógica es deducción, no descripción. Lo que has hecho es describir algo, no deducirlo.

- Ama: Pero entendió su pregunta.

- Profesor: Entender es secundario. El razonamiento es lo importante.

 

Comentario.-

En la anterior secuencia se escenifica bastante bien el paradigma de la educación formal que sofoca la intuición. ¡Cuántas veces como profesores pusimos una pregunta buscando cierto tipo de respuesta y luego quedamos desconcertados al descubrir que algún alumno daba nuevas soluciones correctas, pero diferentes a la esperada! En tales casos, seamos capaces de valorarlas y no despreciar - hundir la creatividad.

Y para terminar, una declaración personal: razonar es importante; pero entender es, al menos, igualmente importante.

    

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com