INICIO

Matemáticas y Cine

 

 

 DR. EN ALASKA

Ficha técnica.- Título: Nada es perfecto (Nothing is prefect), episodio nº 41 (3º de la 4ª temporada) de la serie Dr. en Alaska (Northern exposure). Director:  Nick Marck. Actores: John Corbett (Chris), Rob Morrow (Dr. Fleichsman; en Numbers es el hermano policía), Wendel Meldrum (Amy), Barry Corbin (Maurice) y John Cullum (Holling Gustav Vincoeur). Producción: CBS y Universal Studios. EE.UU. 1990-1995. Duración: 44 minutos.

Argumento.- La serie transcurre en el remoto poblado de Cicely, en Alaska, adonde ha sido enviado el Dr. Fleischman, un médico novato neoyorkino. En este episodio se desarrollan dos tramas a la vez, cuyos protagonistas son Chris Stevens, un expresidiario reinsertado, locutor de la radio local K-OSO, con inquietudes culturales y filosóficas; y Maurice Minniefield, "el rico del pueblo", quien ha comprado un antiguo y costoso reloj alemán que resulta no funcionar como esperaba. Nos centraremos en la primera, por ser la de contenido matemático.

Chris atropella y mata accidentalmente al perro de Amy Lochner,  investigadora matemática. Varias veces vemos cómo la pantalla de su ordenador de llena de cifras. Cuando va a visitarla, antes de comentar lo sucedido, se dicen:

- “¿A qué te dedicas?

- Matemáticas, más bien a la Teoría de Números. Trabajo con pi para mi tesis.

- Pi, ¿el del diámetro de la circunferencia?

- Sí. 3,141592653 y etcétera, etcétera, y etcétera -señala la pantalla de un ordenador plagada de cifras-.

- Sí, ya. Los números siguen apareciendo y así hasta el infinito.

- También estudio otros números trascendentes, pero no sé; es que pi tiene algo…

- Debe ser por el círculo, lo continuo, el misterio de lo infinito.

- ¿Geometría no euclideana?

- No realmente, pero me gusta cavilar en las cosas. Y las Mates son algo inmutable.

- Ya. Pi te engaña. Parece ser una secuencia de números al azar, pero…

- Claro, pero no puede ser porque su relación con el diámetro de la circunferencia nunca cambia.

- Exacto, la secuencia es siempre la misma. Si yo pudiese pasar las barreras de pi más allá de lo establecido, llevarlo a diez mil millones de dígitos, entonces daría con algo del todo increíble, no sólo una pauta o un sistema, sino…

- ¿El qué? ¡dilo!

- Una señal, una señal matemática.

- ¿Un mensaje de Dios?

- Sí”.

Chris se enamora enseguida de ella y se compromete a cuidar de sus otras mascotas, pero fatalmente se le muere un periquito. Cuando Amy lo descubre, se desarrolla entre ambos este diálogo:

- ¿Me odias?

- No

- ¿Y por qué matas a mis animalitos?

- Es una buena pregunta para la que no tengo una respuesta fácil.

- ¿Esto va a continuar?

- No lo sé, Amy. No sé si esto es una pauta o es un simple azar. ¿Está el futuro grabado en una piedra o creamos nuestro propio destino? No lo sé. Sólo sé que no quiero perderte.

- Ni yo a ti tampoco. Pero esto es un problema. Estas mascotas son mías, no tuyas. En mí caen las pérdidas y no me gusta el papel de víctima. Porque si continuo siendo agredida...

- Terminarás por odiarme.

- Unas relaciones sanas son como una ecuación. Debe ser igual por ambas partes.

- Uno más uno son dos.

- Si queremos que esta relación funcione...

- Habrá que igualar la ecuación.

En la escena clave, para salvar su amor Chris va a igualar la ecuación sacrificando algo muy querido para él (no contaremos más...).

Termina el episodio con la disquisición de Chris en su programa radiofónico acerca de si la vida se rige por el azar o por un modelo sistemático. En esta ocasión él ha optado por un modelo algebraico.

Comentario.- Se trata de un episodio entretenido y original; interesante, aunque no para la clase. He aquí un extracto con las escenas reseñadas:

Para terminar, una escena con "Física Cuántica":

 

 

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com