INICIO

Matemáticas y Cine

 

  ASÍ EN EL CIELO COMO EN LA TIERRA

Ficha técnica.- Título: Así en el Cielo como en la Tierra. Director: José Luis Cuerda. Actores: Luis Ciges (Matacanes) - Premio Goya al mejor Actor de Reparto 1995-, Fernando Fernán Gómez (Dios Padre), Jesús Bonilla (Jesucristo), Francisco Rabal (San Pedro), Enrique San Francisco (Arcángel San Gabriel), Gabino Diego (San Juan Evangelista), Mary Carmen Ramírez (Virgen María), Manuel Alexandre (San José) y Agustín González (San Isidoro de Sevilla). Guión: José Luis Cuerda. Producción: Atrium Productions, Antena 3 y Canal Plus. 1995. Distribución: descatalogada.

Argumento.- El Cielo de España es, tal cual, un pueblo típico español: con el pregonero, el sargento de la Guardia Civil (San Pedro), etc. Allí Dios Padre, que es el alcalde, está afligido por el fracaso del sacrificio redentor de su hijo Jesucristo: la gente del mundo cada vez peca más. Duda entre enviar al mundo a un segundo hijo o bien el Apocalipsis...

Comentario.- Comedia del mismo director de Amanece que no es poco, continuadora del estilo, aunque en clave religiosa. Es un humor surrealista que en este caso proviene de la literalidad de las Sagradas Escrituras. La comicidad que provoca en el espectador es directamente proporcional al peso que haya tenido la Religión Católica en su educación. No cae por ello en la irreverencia provocadora, sino que en todo momento mantiene un tono tierno y amable.

Hay dos escenas con referencias matemáticas.

Escena 1.- Dios Padre recibe a dos beatas para resolver una ardua cuestión:

- La cosa es que ésta dice que si a 49 le quitamos 13 quedan 36. Y yo le digo que no lo sé.

- ¿Y...? Si una de las dos sabe restar y la otra no, las dos están diciendo la verdad. ¿Dónde está el litigio?

- Que no sabemos si hacemos bien diciendo esas cosas. Porque ella asegura que lo mío es orgullo, que por qué tengo yo que decir que si a tantas le quitamos tantas nos quedan tantas. Y yo digo que lo suyo es falsa modestia, tanto “no sé”, tanto “no sé”...

- ¡Ah bueno! Ustedes lo que quieren es que contemplemos el aspecto moral.

Interrumpe San Pedro y Dios Padre debe atender a otro asunto. Antes, les dice:

- Salgan, por favor, pero no se vayan, que el suyo es un caso de mucha sutileza moral y quiero resolverlo.

 Escena 2.- En la taberna, el sabio San Isidoro recostado en la barra departe con un alma recién llegada del Purgatorio:

-  Pitágoras, que está allí en el Purgatorio, se sabe de memoria los teléfonos de toda la Cornisa Cantábrica, pueblo por pueblo, y se salta los de las casas de prostitución y los que terminan en 6.

Suponemos que lo último tendrá que ver con  las connotaciones demoníacas del 6...

Es éste un humor muy peculiar, que recibe por igual incomprensión y admiración (sinceramente, yo me troncho).

 


  

 

   

 

(C) José María Sorando Muzás

jmsorando@ono.com